Se consumen preferentemente en fresco y crudas, abiertas y aderezadas con unas gotitas de limón. Pero para quienes no les guste comerlas crudas le traemos una receta que nos encanta: Ostras gratinadas con salsa holandesa


  • 8 ostras
  • 100 gr. de espinacas
  • 100 ml. de nata
  • un puñado de hojas de perejil
  • aceite virgen extra
  • sal
  • pimienta
  • Para la salsa holandesa:
  • 3 yemas de huevo
  • 200 gr. de mantequilla
  • zumo de medio limón
  • sal
Dificultad: Media Tiempo de preparación: 30 min